La aventura Pick-Up de Mercedes llega a su fin

Fecha:
Categoría: Última Hora

Desde el principio Mercedes planteó la Clase X como algo diferente en su categoría, una pick-up que más allá de una buenas posibilidades como herramienta de trabajo, ofreciese una visión más premium, confortable y exclusiva. Al parecer, no ha funcionado.

La Mercedes Clase X se vende en Europa, Sudáfrica y Australia, tres mercados donde las pick-up gozan de cada vez mayor éxito con unas ventas en claro crecimiento. Sin embargo siempre fue más que cuestionada la decisión de Mercedes de “olvidar” el continente americano teniendo en cuenta que son grandes compradores de este tipo de coches. Especialmente llamativa fue la decisión de no llevar la Clase X a Estados Unidos, un mercado donde pese a que la Clase X ofrece un tamaño “pequeño” para los cánones que allí imperan sí que podría haber aceptado su precio más elevado.

Solo 16.700 unidades de la Clase X se vendieron en todo el mundo en 2018, unas cifras muy por debajo de los objetivos de la marca. Daimler necesita reajustar sus números desde hace meses con un recorte de 6.000 millones de euros.

Aunque el desarrollo de la Clase X no ha supuesto un elevado coste dado que se trata de un modelo basado en la Nissan Navara y que comparte costes con la pick-up de Nissan y la Renault de Alaskan, la decisión de Mercedes se basaría únicamente en las cifras, buscando deshacerse de los modelos menos rentables de su extensa gama.