Eterna duda en el cambio de neumáticos: ¿Los nuevos se montan adelante o detrás?

Fecha:
Categoría: Recomendaciones

Primero, debemos de tener en cuenta que no todos los neumáticos se gastan por igual, normalmente las llantas delanteras se desgastan antes, por lo que en algunas ocasiones solo es necesario cambiar dos de los cuatro neumáticos.

En la mayoría de los casos -salvo en modelos con motor atrás – la mayor parte del peso recae en la parte delantera. Además, las maniobras en parado también hacen sufrir más a los neumáticos del eje delantero, por lo que estos se gastan antes.

Independientemente de que tu vehículo sea un vehículo de tracción (eje motriz delantero) o de propulsión (eje motriz trasero), cuando te veas obligado a cambiar únicamente dos neumáticos, todos los fabricantes te recomiendan que los nuevos o menos desgastados los coloques en la parte trasera. (Muy diferente a lo que todos pensamos)

Piensa que para conseguir la máxima estabilidad en algunas situaciones de riesgo -ya sean frenadas de emergencia, sobre suelos deslizantes o en curvas cerradas- lo mejor es que tu vehículo tenga buen agarre en el eje posterior, ya que en caso de rebasar el límite de adherencia y perder el control, es preferible que la pérdida de agarre se produzca en el eje delantero. Un subviraje siempre es más fácil de controlar con la dirección.

Perder la adherencia en el eje trasero puede provocar un sobreviraje. Las pérdidas de agarre, mejor en el eje delantero, pues un subviraje se corrige con lo que nos dicta el instinto: levantar el pie del acelerador y frenar.

Lo que no se debe hacer nunca, y menos aún en un vehículo con tracción total, es cambiar solo una rueda de cada eje. Ten en cuenta que una rueda nueva tiene ligeramente mayor diámetro que una gastada, por lo que en este caso las ruedas de un eje darán más vueltas que las del otro y el diferencial central estará continuamente trabajando. Esto, en la mayor parte de modelos con tracción total acaba suponiendo un desgaste de esta pieza que se traducirá en un duro golpe a tu bolsillo.

Como les decía, con los neumáticos nuevos colocados en las ruedas traseras, se mantiene el equilibrio de adherencia que existía antes del cambio de neumáticos. A esto hemos de añadir, además, la posibilidad de evitar otros dos riesgos importantes

  1. Es extremadamente peligroso pinchar una rueda trasera, pues es más fácil perder con ello el control del coche – aunque mucha gente cree que lo peligroso es pinchar una rueda del eje delantero. A mayor desgaste, mayor riesgo de pinchazo o reventón.
  2. Reducimos el riego de sufrir aquaplaning, ese fenómeno que hace que el vehículo flote sobre el agua de la carretera porque el neumático no tiene tiempo de evacuar el agua que pisa.

Por lo general los neumáticos de un eje motor pueden durar la mitad y habrá que cambiarlos cuando lleguen a su límite legal de desgaste: 1,6 milímetros.

Por ello, nuestro consejo es que a la hora de cambiar solo dos ruedas pases las del eje trasero al delantero y las nuevas las montes en el eje trasero. Al pasar las ruedas traseras hacia delante, estas se desgastarán más rápido y tendremos que cambiarlas antes, de manera que en menos tiempo tendrás las cuatro ruedas con una vejez similar y en mejor estado.