Categoría: Recomendaciones

Fecha:

La batería de un vehículo tiene como misión suministrar energía eléctrica, permitiendo con ello que el motor y los elementos auxiliares puedan funcionar correctamente. Hace posible la puesta en marcha del motor de arranque, entrando posteriormente en acción el alternador. También sirve de apoyo a este último cuando hay que suministrar energía a elementos como los accesorios de ventilación, seguridad, multimedia, etc., o cuando mantenemos el motor al ralentí y este no proporciona al alternador la potencia necesaria.

La duración de una batería es limitada y depende del uso que le demos al vehículo, tanto por intensidad como por mantenimiento.

¿Cómo comprobar si la batería del vehículo tiene carga?

El modo de hacerlo es en seis pasos y necesitaremos dos herramientas principales: un multímetro para medir el voltaje de la batería y guantes de goma para mantenernos a salvo de posibles quemaduras o descargas eléctricas.

Una vez que estemos preparados, los pasos a seguir son los siguientes:

  1. Si queremos realizar una medición fiable, debemos circular previamente con el vehículo durante unos 45 minutos para dejarlo reposar posteriormente durante un periodo similar.
  2. Medimos el voltaje de la batería con el vehículo parado, apagado y sin la llave en el contacto. El voltaje debe estar comprendido entre 12,5 y 12,9 voltios con el multímetro en corriente continua conectado a los bornes de la batería.
  3. Encendemos el vehículo y lo dejamos en punto muerto. A continuación volvemos a conectar el multímetro en corriente continua y apuntamos el valor que nos indica.
  4. Ahora realizamos la misma operación, pero en corriente alterna.
  5. Comprobamos los resultados de la medición para ver si cumplen las condiciones necesarias. Si se dan los siguientes valores, debemos cambiar la batería:
    1. Con el vehículo apagado y en corriente continua: menor de 12,2 voltios o 0,2 amperios.
    2. Con el vehículo al ralentí y corriente continua: más de 14,7 voltios o 0,25 amperios.
    3. Con el vehículo al ralentí y corriente alterna: mayor de 0,2 voltios o 0,04 amperios.

Independientemente de los resultados, es conveniente analizar los datos del siguiente modo:

  • Con el vehículo al ralentí en corriente continua: Si obtenemos un valor inferior a 13,7 voltios o 0,22 amperios, la batería estará descargada y será necesario cargarla para que funcione. Si el resultado es superior a 15 voltios o 0,24 amperios, entonces es muy posible que el alternador esté fallando.
  • Con el vehículo al ralentí en corriente alterna: en este caso la medición nos indicará de manera clara que el alternador falla si obtenemos un valor superior a 0,3 voltios o 0,004 amperios.

¿Cómo saber qué porcentaje de carga tiene la batería del vehículo?

Una vez realizada la comprobación, podemos determinar con precisión el estado de carga de la batería atendiendo a la siguiente tabla de valores:

¿Cuánto dura la batería de un vehículo?

Por regla general, una batería de vehículo tiene una duración aproximada de entre 3 y 5 años, dependiendo de su calidad, características, o del tipo de uso que le demos al vehículo. Situaciones como las temperaturas extremas, forzar los ciclos de arranque, utilizar elementos con un amperaje superior al de la batería o mantener el vehículo en desuso durante largos periodos de tiempo propiciarán que la duración de la batería se reduzca.

¿Otro instrumento para medir el estado de tu batería más fácilmente?

Entra a nuestro eccomerce y descúbrelo: https://bit.ly/2MYxLEy

Fecha:

Cuidar los neumáticos aumenta nuestra seguridad, alarga su vida útil y ahorra combustible por eso es necesario seguir una serie de pautas que se pueden resumir en estos 10 puntos:

  1. Seleccionar los adecuados al vehículo.
  2. Echarle aire una vez al mes a su presión correcta.
  3. Comprobar con regularidad el desgaste y profundidad.
  4. Realizar una conducción prudente.
  5. Mover el vehículo si está mucho tiempo estacionado en la misma posición.
  6. Proteger el vehículo de las condiciones extremas de temperatura.
  7. Cuidar las válvulas y tapones.
  8. Realizar el equilibrado y alineación de las ruedas.
  9. Rotar las ruedas (cada 12.000 km).

A continuación podemos ver el número de kilómetros que, de media, recorre cada marca antes de tener que cambiarlos. Los Michelin son los que más kilómetros recorren sin desgastarse, según estudios internacionales. 

Marca Km recorridos antes de cambiarlos por desgaste

  1. Michelin 46.284
  2. Bridgestone 43.421
  3. Goodyear 43.041
  4. Continental 42.803
  5. Yokohama 42.188
  6. Dunlop 41.993
  7. Pirelli 41.609
  8. Bf Goodrich 41.573
  9. Hankook 41.348
  10. Firestone 40.440

 

Fecha:
  1. Aire acondicionado
    Según algunos informes, el uso excesivo puede incrementar hasta un 20% el consumo de combustible.
  2. Forma de conducción
    Manejar a bajas revoluciones ayuda a bajar el consumo. Tampoco debemos manejar en forma agresiva como aceleraciones y frenadas bruscas. Una buena sincronización del paso de marchas también es un punto importante para el ahorro.
  3. Revisión en los neumáticos y del motor
    La presión de los neumáticos y el funcionamiento del motor son dos puntos sensibles a la hora del ahorro de combustible. En el primer caso sería bueno revisar el inflado de ellos, una vez cada quince días. Menos o más de lo establecido, (Depende del fabricante) (Aconsejable: 35 PSI) modifica el “pisado” del vehículo en el suelo y esa diferencia interfiere en el consumo. En cuanto al motor, hay que revisar periódicamente los niveles de los fluidos para asegurarnos de su funcionamiento correcto.

Fecha:

El olor a gasolina no es normal en ninguna circunstancia porque el habitáculo está bien aislado y el aroma del combustible que se quema en el motor no llega al interior, así que sentirlo es un síntoma claro de avería.

Cuando comencemos a notar un olor a gasolina, es importante llevar el vehículo al taller lo antes posible.

Porque seguramente la avería es grave y además puede resultar peligrosa.

Cualquier fuga de combustible, sobre todo si se produce cerca del motor o del escape, puede causar un incendio.

Algunos de los motivos por los que notaremos un intenso olor a gasolina están relacionados con averías en alguna de las siguientes piezas:

1.- Tanque de combustible:

La causa del olor a gasolina más probable es una filtración en el tanque de combustible, se produce por una rotura ante un golpe fuerte.

También se deteriora si el vehículo es muy antiguo, o por humedad estancada que no se seca nunca hasta que lo revienta.

Además de olor, una filtración del tanque de combustible se detecta porque deja una mancha en el suelo cuando está estacionado durante algún tiempo en el mismo sitio.

Es posible reparar el tanque en algunas ocasiones, pero para asegurar su correcto funcionamiento, lo mejor es cambiarlo.

2.- Mangueras:

Las mangueras pueden romperse o agujerearse fácilmente porque están ubicadas debajo del vehículo y no se recubren con ninguna protección, de manera que un vidrio o una piedra que salte en el camino puede fácilmente dañarlas.

La rotura de una manguera es una situación peligrosa, la gasolina pasa por ellas a mucha presión y los agujeros pueden convertirse en un spray de combustible que en determinadas circunstancias puede terminar en incendio.

3.- Inyector:

Los filtros que sellan el inyector o su goma de anillo, pueden desgastarse por el uso y el paso del tiempo.

Esto significa que habrá una filtración de gasolina y notaremos claramente su olor, aunque es una avería sencilla porque solamente tendremos que cambiar los sellos.

4.- Escape:

Puede pasar que algunas partículas de gasolina se cuelen al tubo de escape y por ahí se evaporen.

Esto quiere decir que hay algún fallo en el motor que hace que el combustible no se queme por completo, una avería que puede resultar compleja.

5.- Canister:

Se trata de un recipiente plástico lleno de carbón que se encarga de filtrar los gases antes de su emisión a la atmósfera, cumpliendo así una función medioambiental, también se conoce como filtro de carbono activo.

Es una pieza que no se puede reparar y será necesario cambiar, además cuando se rompe o tiene una fuga, es probable que se encienda la luz de check engine en el tablero.

Cuando notemos que el olor a gasolina es persistente, lo mejor será llevar el vehículo al taller para que den con la causa y la solucionen.

Si el daño es una fisura en el tanque o la manguera, debemos apagarlo y llamar a una grúa para el traslado.