Categoría: Recomendaciones

Fecha:

Primeramente antes de pasar a los productos con los que sí puedes desinfectar tu vehículo, debes saber que todos los días debes limpiar las zonas de mayor contacto, es decir: volantemanijadescansabrazospalancatableroespejos y los asientos

Con qué sí

  1. Desinfectante en aerosol

Estos aerosoles sirven perfectamente para desinfectar todas las áreas ya comentadas de tu auto. Primero rocía todas las partes de tu auto con el aerosol, hazlo una por una y no rocíes todo el interior de golpe. Posterior a ello ya sea con un trapo limpio, de preferencia nuevo y no el que usas para limpiar muebles o la cocina, quita los excesos del producto. Puedes encontrar el Lysoform en Farmacorp

  1. Toallitas desinfectantes

Prácticamente es lo mismo que el anterior pero en otra presentación. Importante recalcar que no uses la misma toallita para todo, usa una diferente para cada superficie de tu auto. Aquí existen algunas en el mercado que son a base de cloro, sin embargo, no son tan agresivas como el cloro en sí.

  1. Gel antibacterial

Aquí puedes usar trapos de algodón, solo rocía directamente el gel en el trapo y pásalo por cada superficie, claro que sin usar el mismo porque lo único que pasaría es que transferirías las bacterias de un lado a otro.

  1. Limpiador de superficies múltiples

Existen varios productos de estos en el mercado, y que están diseñados específicamente para eliminar bacterias y virus que pudieran permanecer activas en cualquier superficie, esto aplica también para las que se encuentran en nuestro vehículo.

  • Si no tienes ninguno de los productos anteriores, puedes recurrir al alcoholmédico, éste no dañará los interiores y lo puedes utilizar de la misma forma que el gel antibacterial.

NOTA: Ninguno de estos productos dañará tu auto, debido a que fueron creados para la limpieza de superficies específicamente, salvo el alcohol, mismo que tampoco llegará a ser corrosivo siempre y cuando lo utilices con delicadeza y sin rociarlo directamente en los plásticos o piel.

Qué no usar

  1. Cloro

Aunque éste sea uno de los más recomendados para la eliminación de bacterias, no se recomienda utilizarlo para la limpieza de tu auto, debido a que con el tiempo puede llegar a ser muy corrosivo y dañino para el acabado de los plásticos y materiales.

  1. Jabón

Aquí entran todos los jabones que no sean de uso específico para el vehículo. No uses jabón de ropa, tampoco jabón para manos ni para el cuerpo, cualquiera de ellos le quitará el brillo a los acabados del coche.

  1. Limpiadores de pisos

Debemos evitar a toda costa utilizar estos limpiadores que lo único que lograrán en un auto es dejar un “buen olor” en un inicio, pero con el tiempo hasta los colores se pueden empezar a dañar.

Fecha:

Primero, debemos de tener en cuenta que no todos los neumáticos se gastan por igual, normalmente las llantas delanteras se desgastan antes, por lo que en algunas ocasiones solo es necesario cambiar dos de los cuatro neumáticos.

En la mayoría de los casos -salvo en modelos con motor atrás – la mayor parte del peso recae en la parte delantera. Además, las maniobras en parado también hacen sufrir más a los neumáticos del eje delantero, por lo que estos se gastan antes.

Independientemente de que tu vehículo sea un vehículo de tracción (eje motriz delantero) o de propulsión (eje motriz trasero), cuando te veas obligado a cambiar únicamente dos neumáticos, todos los fabricantes te recomiendan que los nuevos o menos desgastados los coloques en la parte trasera. (Muy diferente a lo que todos pensamos)

Piensa que para conseguir la máxima estabilidad en algunas situaciones de riesgo -ya sean frenadas de emergencia, sobre suelos deslizantes o en curvas cerradas- lo mejor es que tu vehículo tenga buen agarre en el eje posterior, ya que en caso de rebasar el límite de adherencia y perder el control, es preferible que la pérdida de agarre se produzca en el eje delantero. Un subviraje siempre es más fácil de controlar con la dirección.

Perder la adherencia en el eje trasero puede provocar un sobreviraje. Las pérdidas de agarre, mejor en el eje delantero, pues un subviraje se corrige con lo que nos dicta el instinto: levantar el pie del acelerador y frenar.

Lo que no se debe hacer nunca, y menos aún en un vehículo con tracción total, es cambiar solo una rueda de cada eje. Ten en cuenta que una rueda nueva tiene ligeramente mayor diámetro que una gastada, por lo que en este caso las ruedas de un eje darán más vueltas que las del otro y el diferencial central estará continuamente trabajando. Esto, en la mayor parte de modelos con tracción total acaba suponiendo un desgaste de esta pieza que se traducirá en un duro golpe a tu bolsillo.

Como les decía, con los neumáticos nuevos colocados en las ruedas traseras, se mantiene el equilibrio de adherencia que existía antes del cambio de neumáticos. A esto hemos de añadir, además, la posibilidad de evitar otros dos riesgos importantes

  1. Es extremadamente peligroso pinchar una rueda trasera, pues es más fácil perder con ello el control del coche – aunque mucha gente cree que lo peligroso es pinchar una rueda del eje delantero. A mayor desgaste, mayor riesgo de pinchazo o reventón.
  2. Reducimos el riego de sufrir aquaplaning, ese fenómeno que hace que el vehículo flote sobre el agua de la carretera porque el neumático no tiene tiempo de evacuar el agua que pisa.

Por lo general los neumáticos de un eje motor pueden durar la mitad y habrá que cambiarlos cuando lleguen a su límite legal de desgaste: 1,6 milímetros.

Por ello, nuestro consejo es que a la hora de cambiar solo dos ruedas pases las del eje trasero al delantero y las nuevas las montes en el eje trasero. Al pasar las ruedas traseras hacia delante, estas se desgastarán más rápido y tendremos que cambiarlas antes, de manera que en menos tiempo tendrás las cuatro ruedas con una vejez similar y en mejor estado.

Fecha:

Hay que tomar en cuenta que según los Centros para el Control y la Prevención de enfermedades de Estados Unidos las soluciones con al menos 70% de alcohol son efectivas contra el Covid-19.

Esta entidad asegura que casi todas las superficies interiores de un automóvil se pueden limpiar con alcohol isopropílico.

Es decir el alcohol que utilizamos para desinfectar. En este sentido, el lavado con agua y jabón también es buena opción para deshacernos del Covid-19 y otras bacterias.

Por el contrario, evita usar lejía o peróxido de hidrógeno, aunque son eficaces para matar los virus porque pueden dañar el interior de tu auto, como la tapicería y demás objetos.

De igual manera, ni en sueños utilices limpiadores a base de amoníaco en las pantallas táctiles.

Tratar de no frotar tan fuerte para no afectar su apariencia, por ejemplo, después de limpiar la tapicería de piel puedes agregarle un poco de humectante especial para mantener su suavidad y color.

Tips para eliminar el Coronavirus de tu carro:

  1. Antes de aplicar cualquier desinfectante, primero haz una pequeña prueba para asegurarte de que no terminarás dañando tu auto. Y recuerda usar un trapo suave.
  2. Limpia conalcohol isopropílico las manijas, la palanca de cambios, el freno de mano, la pantalla de la consola, el estéreo, los botones de las ventanillas y espejos, el cinturón de seguridad, las perillas del aire acondicionado y los portavasos, en caso de tener. Repite esta acción dos veces y pon especial atención a las partes que toca todo mundo.
  3. Si prefieres usar agua y jabón, también funciona, sólo evita los productos que digan “libre de detergentes”porque no son eficaces para lo que queremos lograr.
  4. Evita usar productos con amoniaco porque podrían afectar tu auto de manera permanente.
  5. Lava el trapo que estás usando después de limpiar cada parte.

Fecha:

Con el temor a los contagios por el Covid-19, se hace todavía más importante prestar atención a la limpieza y desinfección de este elemento del vehículo.

Debemos prestar atención a un elemento del vehículo que escapa a nuestros ojos y del que muchas veces nos olvidamos: los conductos de ventilación. Estos conductos están entre los lugares favoritos de los microorganismos, como virus y bacterias.

Los conductos de ventilación son espacios muy cerrados, donde la humedad, suciedad y condensación se concentran. Para evitar la propagación de estos microorganismos, conviene realizar una limpieza a fondo de estos conductos y, además, tener en cuenta el conocido filtro de aire.

El filtro de aire tiene el objetivo de depurar el aire que entra en el interior del auto cuando accionamos el sistema de aire acondicionado o calefacción. De esta forma, se reducen las partículas de polvo, polen o microorganismos en suspensión. Cada vehículo lo puede llevar en sitios distintos, e incluso más de uno.

Se nos recomienda cambiar este filtro una vez al año, ya que su obstrucción puede provocar que el aire que se introduce en el interior del vehículo sea muy nocivo. Además, su mal uso hará que hagamos un sobreesfuerzo de este sistema y el consumo de combustible del motor se incremente.

Volviendo a los conductos de ventilación, deberías incluirlos en tu lista de prioridades a la hora de desinfectar tu coche. Porque ojo: por mucho que cambies el filtro del habitáculo, si los conductos están sucios podrían seguir acumulándose y arrastrándose al interior los malditos microorganismos, además de producir un olor desagradable.