5 CAUSAS DEL OLOR INTENSO A GASOLINA

Fecha:
Categoría: Recomendaciones

El olor a gasolina no es normal en ninguna circunstancia porque el habitáculo está bien aislado y el aroma del combustible que se quema en el motor no llega al interior, así que sentirlo es un síntoma claro de avería.

Cuando comencemos a notar un olor a gasolina, es importante llevar el vehículo al taller lo antes posible.

Porque seguramente la avería es grave y además puede resultar peligrosa.

Cualquier fuga de combustible, sobre todo si se produce cerca del motor o del escape, puede causar un incendio.

Algunos de los motivos por los que notaremos un intenso olor a gasolina están relacionados con averías en alguna de las siguientes piezas:

1.- Tanque de combustible:

La causa del olor a gasolina más probable es una filtración en el tanque de combustible, se produce por una rotura ante un golpe fuerte.

También se deteriora si el vehículo es muy antiguo, o por humedad estancada que no se seca nunca hasta que lo revienta.

Además de olor, una filtración del tanque de combustible se detecta porque deja una mancha en el suelo cuando está estacionado durante algún tiempo en el mismo sitio.

Es posible reparar el tanque en algunas ocasiones, pero para asegurar su correcto funcionamiento, lo mejor es cambiarlo.

2.- Mangueras:

Las mangueras pueden romperse o agujerearse fácilmente porque están ubicadas debajo del vehículo y no se recubren con ninguna protección, de manera que un vidrio o una piedra que salte en el camino puede fácilmente dañarlas.

La rotura de una manguera es una situación peligrosa, la gasolina pasa por ellas a mucha presión y los agujeros pueden convertirse en un spray de combustible que en determinadas circunstancias puede terminar en incendio.

3.- Inyector:

Los filtros que sellan el inyector o su goma de anillo, pueden desgastarse por el uso y el paso del tiempo.

Esto significa que habrá una filtración de gasolina y notaremos claramente su olor, aunque es una avería sencilla porque solamente tendremos que cambiar los sellos.

4.- Escape:

Puede pasar que algunas partículas de gasolina se cuelen al tubo de escape y por ahí se evaporen.

Esto quiere decir que hay algún fallo en el motor que hace que el combustible no se queme por completo, una avería que puede resultar compleja.

5.- Canister:

Se trata de un recipiente plástico lleno de carbón que se encarga de filtrar los gases antes de su emisión a la atmósfera, cumpliendo así una función medioambiental, también se conoce como filtro de carbono activo.

Es una pieza que no se puede reparar y será necesario cambiar, además cuando se rompe o tiene una fuga, es probable que se encienda la luz de check engine en el tablero.

Cuando notemos que el olor a gasolina es persistente, lo mejor será llevar el vehículo al taller para que den con la causa y la solucionen.

Si el daño es una fisura en el tanque o la manguera, debemos apagarlo y llamar a una grúa para el traslado.