SpaceX y la Nasa van por el segundo intento

Fecha:
Categoría: Innovación

Había un 40% de posibilidades de que esto ocurriera y ocurrió: el lanzamiento de la primera misión tripulada de Space X el pasado 27 de mayo fue abortado por las condiciones climáticas desfavorables.

No fue por nada relacionado con fallos técnicos o con los astronautas, sino por algo ajeno al control de SpaceX y NASA: la presencia de nubes eléctricas en el área de Cabo Cañaveral, en Florida (EE.UU.). De ahí que con todo listo finalmente decidiesen abortar, aunque como decimos planificando un segundo intento para unos días después y el día llegó.

Con esta misión pretenden validar el sistema de transporte con tripulación de SpaceX y la NASA, incluyendo la plataforma de lanzamiento, el cohete, la cápsula y la capacidad operacional.

Esta previsto que el cohete falcon 9 despegue a las 15:22 (hora boliviana) desde el centro espacial Kennedy que se encuentra en Florida (EEUU), y también está previsto si todo sale como se espera que lleguen a la Estación Espacial internacional a las 10:29 am de este domingo.

Sin embargo, dada la incertidumbre meteorológica el despegue se podría retrasar hasta el domingo a las 15:30

LANZAMIENTO HISTÓRICO EN SUELO DE EEUU

Al igual que en el intento del miércoles, el presidente Donald Trump, acudirá este sábado para presenciar el lanzamiento de la cápsula Crew Dragon. La misión, denominada como “histórica” por el administrador adjunto de la Agencia aeroespacial estadounidense, Jim Morhard, busca volver a enviar a astronautas desde Estados Unidos a la EEI nueve años después de que se cancelara su programa de transbordadores espaciales.

También es el primer vuelo tripulado operado por una compañía privada, pues aunque Virgin Galactic ha realizado ya vuelos tripulados al espacio han sido hasta una altitud inferior a la necesaria para llegar a la EEI.

La misión Demo-2 forma parte del programa comercial de vuelos espaciales con el que la NASA busca abaratar los costes de los viajes al espacio a través de compañías privadas como la de Elon Musk.

LA MISIÓN DEMO-2

Behnken y Hurley viajarán hasta la EEI iniciando una misión que durará aproximadamente entre 6 y 16 semanas durante las que realizarán investigaciones científicas y técnicas en el espacio.

Durante la misión se pondrá a prueba el sistema de lanzamiento de SpaceX, que junto a Boeing obtuvieron en 2014 los dos contratos del gobierno para poner a prueba la comercialización de los viajes espaciales.

 

En caso de que también se deba cancelar este segundo intento, la NASA tiene el domingo 31 como respaldo también, aunque para todo el fin de semana se mantiene ese 40% de probabilidades de que la misión sea abortada por el tiempo.